Inicio Locales Baja prevalencia de lepra entre usuarios del ISSSTE en Yucatán

Baja prevalencia de lepra entre usuarios del ISSSTE en Yucatán

123 lecturas
0

Necesario visitar al especialista si la persona tiene manchas, nódulos o lesiones en la piel, acompañadas por trastornos de la sensibilidad, ya que mientras más oportuno sea el diagnóstico menos posibilidades de secuelas tendrá.

El periodo de incubación es de tres a cinco años y su fase inicial es asintomática.

A pesar de que México ha logrado desde 1994, la eliminación de la lepra como un problema de salud pública, al registrar una prevalencia de menos de un caso por 10,000 habitantes, como lo establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), El sector  Salud fortalece las acciones a fin de lograr su control definitivo.

La Lepra afecta la piel, los nervios de las manos y del cuello, los ojos, deforma los dedos, causa inflamación de la cara y en los testículos.

Afecta más a los hombres que a las mujeres.

 

La lepra es una enfermedad infecciosa y es reconocida por ser la más difícil de adquirir, ya que sólo cinco de cada 100 personas que se exponen al microbio (Mycobacterium leprae) que la causa, la desarrollan en algún momento de su vida, señaló el Dr. Angel Gabriel Gómez Castilla, epidemiólogo de la subdelegación médica del ISSSTE.

El médico dijo que la lepra no es hereditaria, ni de fácil contagio, no obstante, el contacto estrecho y continuo, por mínimo de seis meses, con un enfermo sin tratamiento, aumenta el riesgo de padecerla dentro de los siguientes años. Los síntomas pueden aparecer entre seis y 20 años posteriores al contacto con un paciente infectado, además que se necesita una predisposición genética para adquirirla.

Explicó que la lepra se manifiesta por manchas claras u obscuras en la piel, nódulos o placas en las cuales hay pérdida de la sensibilidad, no hay sudor y se cae el vello, motivo por el cual se le conoce como las tres AAA, (Anestesia, Anhidrosis y Alopecia), por el respectivo tipo de reacción.

También puede tras el contagio haber alteraciones neurológicas que consisten en engrosamiento y dolor en los nervios periféricos, como el codo, atrás de la rodilla y en los tobillos. Pese a tratarse de una enfermedad deformante, hoy en día, gracias a la poliquimioterapia gratuita, y el diagnóstico oportuno, es difícil ver casos de lepra con altos grados de discapacidad.

Resaltó que  la lepra es curable en el transcurso de seis meses a cinco años según el tipo de bacteria que ataca. Los dermatólogos deben estar capacitados para detectar esta enfermedad y en caso de confirmarla es necesario notificar a las autoridades.

Actualmente, en México hay casos aun, la más alta prevalencia se registra en Sinaloa, Jalisco y Guerrero, aún  tiene presencia del mal en más de 100 países. Resaltó la necesidad de acabar con la ignorancia, el miedo y el estigma social, al permitir a los pacientes curados que se adapten de nuevo a la vida laboral, a las actividades sociales y culturales.

La localización más frecuente es en cara, tronco y extremidades. Puede haber infiltración difusa generalizada o zonas con trastornos de la sensibilidad sin lesión dermatológica. Debido a que la multiplicación del bacilo es muy lenta, pueden pasar hasta 20 años para que aparezcan las lesiones en piel. Su contagio es por medio de partículas de secreción nasal o en aerosoles a través de las mucosas, cuando existe contacto estrecho y frecuente con una persona infectada.

La lepra es una enfermedad con mucho estigma y discriminación. Hay comunidades donde la población se abstiene de mencionar que ha tenido contacto con alguna persona infectada, para evitar el rechazo. Los medicamentos que se utilizan para tratar la enfermedad son: dapsona, rifampicina y la clofazimina, los cuales son gratuitos y se cuenta con abasto suficiente en México.

El médico concluye diciendo que en el tratamiento se considera a la persona curada, sin embargo, se mantiene una vigilancia epidemiológica a los demás miembros de la familia, a fin de identificar cualquier síntoma de alerta que indique un contagio de la enfermedad.

 

 

Boletín de prensa