Inicio Locales Psicólogos, herramienta eficaz de salud mental

Psicólogos, herramienta eficaz de salud mental

146 lecturas
0

Cuando uno cambia, todo cambia alrededor.

Nadie ha dicho que sea fácil, pero el esfuerzo vale mucho la pena, cuando empezamos a ver los primeros cambios empezamos a sentirnos mejor.

El ISSSTE en Yucatán  brinda más de mil consultas psicológicas al mes aproximadamente.

 

Lograr armonizar la vida de las personas a veces no depende solo de su estado físico, sino que su mente se encuentre en armonía  para enfrentar la adversidad diaria manejando diversos traumas, mapas y apegos que impiden la felicidad.

La consulta con el psicólogo ayuda a construir esta armonía desde una perspectiva diferente que promueve la salud mental  definió la Psic. Vanessa María Sierra Osorio especialista de la Clínica-Hospital Mérida de APP del ISSSTE  en el marco del Día Internacional del Psicólogo a conmemorarse el próximo día 20 del presente.

La psicóloga refirió que en el ISSSTE en Yucatán de lunes a viernes se brinda consulta psicológica;  se atienden personas que necesitan ser escuchadas acerca de la problemática que enfrentan,  en ocasiones son gente que se ahoga en sus problemas y esto les afecta, les genera ansiedad, estrés lo que detona en enfermedades crónico degenerativas mayores, «tienen que sanar su mente primero para trabajar en su cuerpo, levantar la autoestima y enfrentar las pérdidas, el manejo de las emociones de la mejor manera».

La psicóloga dijo que  en la consulta en su mayoría son personas de la tercera edad que enfrentan algún tipo de pérdida de un ser querido, otro tanto tiene problemas de tipo económico, falta de edad para poderse desempeñarse en un  empleo y falta de organización en la vida activa, no existe la cultura de prepararse para la tercera edad y el dinero no les alcanza porque tienen la responsabilidad aún de mantener el sustento de una familia.

Son muy comunes los problemas por cuestiones de la convivencia con los hijos, las herencias, los bienes materiales, muy pocos acuden por cuestiones emotivas y falta de seguridad; los adultos mayores no tienen independencia económica y esto hace que sus enfermedades sean magnificadas, no se la pasan bien y necesitan que alguien analice mediante la consulta su vida y les haga ciertas recomendaciones que le permitan disfrutar de una tercera edad con calidad y calidez.

El ISSSTE nunca deja solos a sus derechohabientes, está siempre pendiente para escucharlos, es su amigo y siempre pugna por que los usuarios tengan una armonía en su salud mental.

Comentó que en la sociedad actual, decir que vamos al psicólogo o que estamos acudiendo a terapia todavía nos produce pena, incomodidad. Algunos motivos están relacionados con que la profesión de Psicólogo no está normalizada aún, no se le da la importancia necesaria a la salud mental, es lógico que protejamos nuestra privacidad e intimidad, nuestras creencias erróneas como que el sufrimiento es normal, que pedir ayuda es ser vulnerable o débil y que uno solo tiene que resolver sus problemas y no expresar el malestar que se siente.

Refirió que ir al psicólogo  aumenta la fortaleza, la seguridad  y la confianza en uno mismo. Sirve para aumentar la autoestima en las personas, para potenciar las capacidades y los recursos que todos tenemos, para sentirse bien, para mejorar las relaciones con los demás, para aprender a valorarnos y a hacernos respetar por los demás.

Ir al psicólogo sirve para disminuir o eliminar la perturbación, la angustia, las sensaciones corporales o los síntomas fisiológicos. Sirve para resolver historias del pasado que nos están afectando en la actualidad por asuntos pendientes de resolver, a pesar de que en ocasiones no seamos conscientes de ello, para resolver temas pendientes, superar duelos enfrentados por pérdidas que hemos sufrido, cerrar ciclos, sanar heridas y procesar adecuadamente experiencias dolorosas y traumáticas de nuestra historia que muchas veces están asociados al malestar que sentimos, a nuestra situación anímica actual, aunque pensemos que esas memorias antiguas estaban dormidas, que ya lo habíamos olvidado o superado o pensemos que no puede ser que el pasado tenga que ver con nuestro presente, con lo que nos ocurre ahora.

Puntualizó que en definitiva, sufrir no es necesario. Podemos y merecemos sentirnos bien y hacer los cambios que necesitamos para estar satisfechos con nuestra vida y con nosotros mismos.

 

 

 

 

Boletín de prensa