El Ayuntamiento de Mérida redobla acciones para evitar la violencia de género durante el período de aislamiento por el Covid-19

El alcalde Renán Barrera Concha dispuso la activación de una serie de medidas y protocolos con el fin de redoblar en este período de aislamiento el cuidado de las mujeres que se encuentran en riesgo de ser víctimas de violencia de género, de manera que se les pueda brindar una pronta atención.
—El Ayuntamiento, a través del Instituto Municipal de la Mujer, ya activó un protocolo de atención para mujeres víctimas de violencia de género —enfatizó—, pero debemos tener muy claro que la participación de la sociedad es imprescindible para frenar ese problema que afecta a un elevado número de mujeres.
Explicó que con el protocolo activado se busca que más mujeres se sientan seguras en sus casas durante el período de aislamiento, sabiendo que las autoridades municipales están muy pendientes de ellas y que pueden recurrir al Ayuntamiento en cualquier momento.
Agregó que tienen a su disposición los números de emergencia 911 y 089; los teléfonos 800 455 7672 y 9999230973 de la Línea de la Mujer en el Instituto Municipal de la Mujer, o bien al conmutador 9999420060 de la Unidad Especializada para la prevención y Atención a la Violencia Familiar y de Género, donde podrán solicitar auxilio policiaco y, en caso necesario, el traslado junto con sus hijos a un espacio seguro para su resguardo y protección.
—Sabemos que en un entorno violento se puede tornar difícil la convivencia familiar derivada del aislamiento por la contingencia y por eso contamos con diversos mecanismos de comunicación, incluidas las redes sociales, a través de los cuales la ayuda está disponible las 24 horas todos los días del año —remarcó.
A su vez Fabiola García Magaña, directora del Instituto Municipal de la Mujer, manifestó que no se debe minimizar de ninguna forma de violencia en el hogar ya sea de tipo psicológica, física, económica, patrimonial o sexual, ya que puede escalar el cualquier momento e incluso si no se detiene a tiempo puede tener consecuencias fatales.
—Cuando nos referimos a estos tipos de violencia estamos hablando que pueden ser insultos, agresiones verbales, manipulación, acciones que causen heridas o golpes en el cuerpo o bien que te despojen de tus pertenencias o te limiten los recursos económicos —señaló.
Puntualizó que la violencia doméstica no necesariamente se limita a los golpes, ya que también el agresor puede recurrir al despojo de propiedades a través de la fuerza e incluso a la agresión sexual.
—Si la víctima de violencia no puede llamar personalmente a los números disponibles es necesario que encuentre la manera de pedir ayuda, ya sea a través de sus vecinos o algún familiar —dijo—. También debe tener siempre a la mano una bolsa pequeña con lo más indispensable, como identificación, medicamentos y un cambio de ropa en caso de que requiera salir urgentemente de su casa.
La funcionaria subrayó la importancia de que la población en general participe de manera responsable ante este tipo de situaciones y en caso de identificar alguna de estas formas de violencia recurra inmediatamente a los números de emergencia antes mencionados.
—De ser posible se puede ofrecer resguardo provisional a la mujer, hijas e hijos que se encuentren en esta situación, en lo que se espera la llegada de las autoridades —abundó.
A las líneas de emergencia de la Comuna también se suman las del gobierno estatal y federal, a las cuales se pueden contactar a través del 911 y 089, que enlaza directamente al Centro de Justicia para las Mujeres, la Secretaría de las mujeres y la Fiscalía General del Estado de Yucatán.

Dudas o Comentarios:
Departamento de Prensa

UADY rechaza violencia de género contra integrantes de su comunidad

 A la sociedad en general:
La Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) está informada que integrantes de su comunidad han sido objeto de amenazas, luego de haber promovido y participado en las manifestaciones contra la violencia de género la semana pasada.
Se tienen noticia de que se interpuso la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General del Estado, instancia facultada para la investigación de este tipo de asuntos; asimismo, que han solicitado la intervención del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, a fin de salvaguardar su integridad.
Con pleno respaldo a los movimientos sociales para erradicar la violencia de género, así como promover y garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, en la UADY nos pronunciamos:
1. Exhortamos a que cesen de inmediato todas las hostilidades contra las personas que se manifestaron en días pasados para hacer visible la violencia de género.
2. Pedimos a las autoridades competentes que se agilicen todas las investigaciones para que, de manera pronta y expedita, sea esclarecido este asunto y se proceda contra quien o quienes resulten responsables.
3. Solicitamos a las instancias correspondientes que dicten las medidas cautelares, precautorias y de seguridad necesarias para que salvaguarden la integridad de quienes han denunciado ser objeto de amenazas y agresiones.
4. Rechazamos enérgicamente todo tipo de violencia.
La Universidad Autónoma de Yucatán seguirá trabajando para que los derechos humanos sean fundamentales en la formación de quienes integran esta institución y, con ello, contribuir a una sociedad que construya formas de convivencia basadas en esos principios.

“Luz, Ciencia y Verdad”
Universidad Autónoma de Yucatán
Mérida, Yucatán, 15 de marzo de 2020

Comunicado oficial

UADY refrenda su compromiso de atender demandas de violencia de género

A la comunidad universitaria y la sociedad en general:

Durante la última semana, en los campus de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) se llevaron a cabo distintas manifestaciones en relación con el problema de violencia de género que ha experimentado la comunidad estudiantil.

A través de carteles anónimos, señalaron tanto a personas específicas como una serie de conductas reproducidas histórica y culturalmente en nuestra sociedad, que demuestran la necesidad de construir nuevas formas de convivencia más armónicas que privilegien la igualdad entre mujeres y hombres, a la vez que se promueva y defienda el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, haciendo de la comunidad universitaria un importante agente de cambio social.

Desde el inicio de estas manifestaciones, en el marco del Día Internacional de la Mujer, la institución ha privilegiado el respeto a la libertad de expresión de las y los participantes, y determinó evitar pronunciarse públicamente al respecto mientras se desarrollaron estas protestas, a fin de no generar influencia alguna.

Destacamos que las acciones fueron registradas por la institución y los señalamientos puntuales han sido debidamente documentados.

Además, se informó al personal docente, trabajadores administrativos y manuales, así como al alumnado, que el material expuesto no fuera retirado durante el día de la manifestación y se mantuviera en todo momento el respeto a las manifestantes.

La UADY reitera el llamado para que las personas que expresaron haber vivido, dentro de la comunidad universitaria, violencia de género, discriminación, hostigamiento, acoso o abuso sexuales, utilicen el Protocolo vigente para que se atiendan sus quejas o que acudan a las instancias correspondientes y, de ser el caso, se proceda a sancionar a quienes resulten responsables.

El Protocolo de Prevención, Atención y Sanción a la Violencia de Género, Discriminación, Hostigamiento, Acoso y Abuso Sexuales, aprobado por el Consejo Universitario el 15 de agosto del 2019, cuenta con los mecanismos suficientes para la protección de las partes involucradas, las garantías de secrecía y la autonomía técnica para que toda persona pueda ser procesada mediante este instrumento institucional, sin distinción de jerarquía o posición dentro de la UADY. 

Como institución educativa que forma personas y profesionales, con enfoque humanista e integral, la UADY reconoce su responsabilidad para erradicar todo tipo de violencia y comportamiento que atente contra la integridad emocional o física de quienes forman parte de la comunidad universitaria.

“Luz, Ciencia y Verdad”

Universidad Autónoma de Yucatán

Mérida, Yucatán, 14 de marzo de 2020



Nueva Alianza Yucatán se suma al Paro Nacional de Mujeres

#UnDíaSinNosotras es una iniciativa que tiene como fin visibilizar la inequidad, el rechazo hacia la violencia de género y los feminicidios.
Nueva Alianza, en su concepción se define como una organización política liberal al servicio de las causas sociales de la Entidad y del País; que tiene a la persona y su vida digna como eje de acción política, a la educación como motor de transformación social y al progreso como sus principales ideales.
Tan solo en el 2019 casi 4 mil mujeres fueron víctimas de la violencia de género en México. En nuestro estado la historia no ha sido distinta, ya que a diario hay reportes de víctimas del machismo que impera en Yucatán.
Por estas razones desde el Comité de Dirección Estatal Nueva Alianza Yucatán promovemos y participamos en el paro nacional #UnDíaSinNosotras convocado para el próximo 9 de marzo; condenando todo tipo de violencia contra las mujeres de nuestro estado y país.

ATENTAMENTE
Comité de Dirección Nacional de Nueva Alianza Yucatán.

Comunicado oficial

¿Cómo activar el Protocolo de Atención a la Violencia de Género?

 Detallan procedimiento implementado en UADY

Mérida, Yucatán, 6 de marzo de 2020.- Implementado en agosto del año pasado, el “Protocolo de Prevención, Atención y Sanción a la Violencia de Género, Discriminación, Hostigamiento, Acoso y Abuso sexuales” de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), se perfila como el mecanismo institucional para dar respuesta a las situaciones que afecten la integridad, física o emocional, de las personas que forman la comunidad universitaria y se vean envueltas en un problema de esa índole.

Como instrumento para la atención y sanción de conductas asociadas al hostigamiento, acoso y abuso sexuales, el Protocolo UADY es accesible para todas las y los universitarios que lo requieran, ya sean alumnos, docentes, trabajadores administrativos o manuales, y el primer paso que debe realizarse para su activación consiste en presentar la queja respectiva en la ventanilla única, según el documento disponible en www.uady.mx.

Existe un formato preestablecido para la formulación de la queja, donde se incluye una serie de datos que permiten darle seguimiento al asunto, y puede llenarse y presentarse en la misma página de internet dentro de un plazo máximo de 12 meses a partir de la comisión del hecho, aunque en el caso de los menores de edad no habrá límite para la presentación de la queja.

Quienes sean responsables del área de Tutoría en los planteles educativos, o el representante del Programa Institucional de Igualdad de Género (Progénero) en la dependencia donde se originen los hechos, brindarán asistencia para el llenado de la queja cuando les sea solicitado.

Corresponde a la Comisión Ejecutiva del Protocolo recibir la queja, y la secretaria técnica designará una abogada/o y una psicóloga/o que realizarán el primer contacto, además de convocar y formar el comité de investigación que atenderá el asunto.

El tiempo máximo para que se emita una resolución, es de 30 días hábiles contados a partir de que se registre el primer contacto con la persona afectada, que consistirá en una entrevista a fin de conocer los hechos y que ésta aporte las evidencias que considere los sustentan.

La persona podrá ir sola o acompañada por alguien de su confianza, un familiar o asesor jurídico; salvo el caso de los menores de edad, quienes deberán estar acompañados de su madre, padre o tutor.

Hacia el final de la entrevista, se deberán tomar acuerdos con quien presentó la queja para establecer si: se investiga por la UADY, o no se investiga por la institución, al no estar en su ámbito de competencia; asimismo, podrá elegirse que siga un procedimiento ante instancias judiciales, o que se lleva a cabo simultáneamente la investigación de la UADY y el proceso legal. En todas las situaciones se brindará la asesoría pertinente y el acompañamiento psicológico, de ser necesario.

Cuando la indagatoria corresponde a la UADY, el comité investigador citará a una entrevista a la persona contra la que se interpuso la queja, así como a los testigos que esta ofrezca y se recibirán las pruebas que aporte en su defensa. La persona señalada también podrá ir sola, acompañada por alguien de su confianza, un familiar o asesor jurídico; excepto cuando sean menores de edad, quienes estarán acompañados por madre, padre o tutor.

Una vez integrado el expediente del caso, el comité investigador analizará los elementos aportados por ambas partes y emitirá un fallo en el que se indique la sanción y acciones que deben realizarse como medidas precautorias y correctivas que resulten procedentes.

El plazo para concluir la investigación, cuando estén involucrado personal académico, administrativo o manual de la UADY, se llevarán a cabo según los términos que correspondan al contrato colectivo de trabajo respectivo.

Boletín de prensa

La violencia de género en la UADY

 Mérida, Yucatán, 5 de marzo de 2020.- La violencia contra las mujeres representa uno de los grandes y graves problemas que enfrenta la sociedad mexicana en la segunda década del siglo XXI. Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), revelan que de las 46.5 millones de mujeres mayores de 15 años que hay en el país, más de dos terceras partes han enfrentado violencia en alguna de sus múltiples manifestaciones a lo largo de su vida, lo que en Yucatán equivale a casi siete de cada 10 mujeres. La erradicación de la violencia de género es, ahora mismo en México, uno de los principales reclamos sociales, que demanda la intervención efectiva de todos los sectores e instituciones, entre éstas la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

La dimensión de lo que significa la violencia de género en la entidad, fue reflejada por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. De acuerdo con ese organismo, durante 2019 en nuestro estado se recibieron ocho mil 838 llamadas de emergencia relacionadas con violencia de pareja; además, se registraron otras ocho mil 464 debido a violencia familiar, y tres mil 715 más por violencia en general contra las mujeres. Esos datos, por sí mismos, colocan a Yucatán por encima de la media nacional. Los registros de llamadas al 9-1-1 por incidentes de abuso, acoso y hostigamiento sexuales, fueron 215; mientras que hubo reportes por 22 casos de violación.

La comunidad universitaria está integrada por más de 26 mil 100 alumnos, de los cuales el 50.2 por ciento son mujeres y el 49.8 por ciento hombres; además, la planta docente, de trabajadores administrativos y manuales está compuesta por tres mil 578 personas, de las cuales el 46 por ciento son mujeres. En la UADY, diariamente conviven alrededor de 30 mil personas, una cifra superior al total de habitantes de municipios como Izamal (26 mil), Oxkutzcab (29 mil) o Peto (24 mil). La diferencia con entidades municipales, radica en el propósito fundamental de la Universidad que es la educación media superior y superior, así como la formación profesional con enfoque integral, en el que se destaca la educación humanista, lo que hace que concentre un importante potencial como agente de cambio social.

La UADY difundió en agosto pasado la entrada en vigor del Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción de la Violencia de Género, Discriminación, Hostigamiento, Acoso y Abuso sexuales (Protocolo UADY). Desde que se implementó y hasta el 31 de diciembre de 2019, ese mecanismo atendió 34 quejas, de las cuales se resolvieron 24; otras seis no eran procedentes y fueron cerradas; en dos casos, quienes las presentaron no dejaron sus datos, lo que impidió que se procediera; y en dos expedientes más, hubo desistimientos. Asimismo, la institución informó sobre las resoluciones, que en dos de ellas se procedió a la baja definitiva de las personas señaladas, debido a la gravedad de la falta, y las demás quejas resueltas fueron sancionadas conforme a los reglamentos universitarios.

Las dependencias universitarias donde se dieron las quejas fueron: Educación, Veterinaria, Ciencias Antropológicas, Medicina, Odontología, Arquitectura, Química, Psicología, Ingeniería Química y la Unidad Académica de Bachillerato con Interacción Comunitaria (Uabic). De acuerdo con las estadísticas consultadas, el total de las quejas resueltas fue presentado por mujeres, de las cuales, en 22 casos las situaciones ocurrieron entre alumnos; en tanto que otra fue de una alumna contra un agente externo, y la última de una trabajadora contra una persona indeterminada. Además de la atención a las quejas se proporcionó acompañamiento psicológico cuando alguna de personas implicadas así lo requirió, según consta en la información consultada.

Antes de la entrada en vigor del Protocolo UADY, la institución tiene registro de que un docente y un trabajador dejaron de prestar sus servicios luego que se determinó que incurrieron en conductas de acoso sexual; también, se sancionó con suspensiones temporales a otros dos empleados administrativos.

Modelo de prevención

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) señala que las mujeres jóvenes, con edades medias de 15 a 34 años, son las que se encuentran más expuestas a la violencia de pareja o de cualquier otro agresor, por ello la importancia del Modelo de Prevención contenido en el Protocolo UADY. En la página 17 del documento, disponible para consulta pública en www.uady.mx, la Universidad declara que identificará los factores de riesgo del contexto social, cultural, comunitario y personal que propician la violencia de género, a fin de reducirlos e intervenir para modificar las conductas, condiciones o motivaciones que derivan en actos de discriminación, hostigamiento, acoso y abuso sexuales.

El rector José de Jesús Williams, en este sentido, advirtió que para atender las situaciones de violencia de género, es necesario el énfasis en los elementos educativos que permitan un cambio cultural, que involucre a la comunidad universitaria en particular, y a la sociedad en general, para que se aprendan nuevas formas de conducir las relaciones humanas. Añadió que, por lo anterior, han incorporado a varios profesionales de distintas disciplinas para abordar desde la Universidad la complejidad de los problemas actuales. Asimismo, destacó que se trabaja en fortalecer las capacidades de las y los docentes para impulsar una formación profesional que sea integral y humanista, haciendo de toda la comunidad universitaria agentes de cambio social.

Desde el 2015, dijo, la UADY implementó el Programa Institucional de Igualdad de Género (Progénero), para incorporar la perspectiva de género en su quehacer sustantivo, que incluye la formación educativa, la investigación y generación del conocimiento, así como la extensión y vinculación. Progénero, de ese modo, cuenta con representantes en cada dependencia universitaria, lo que facilita realizar acciones de prevención a la violencia contra las mujeres; es un colectivo trabajando al interior de la Universidad para la erradicación de ese tipo de conductas.

Durante el año pasado, de acuerdo con su informe de actividades, Progénero llevó a cabo la implementación de asignaturas libres dirigidas a las y los alumnos, que atendieron a un total de dos mil 196 personas; implementaron talleres y conferencias para docentes, trabajadores administrativos y manuales, con una participación de 672 personas; además, se llevó a cabo la quinta edición de un diplomado especializado en el tema, así como eventos y ciclos académicos sobre perspectiva de género. En total, a través de todas esa acciones se trabajó con tres mil 467 universitarios, lo que representa cerca del 12 por ciento de la comunidad de la UADY.

“Los docentes estamos en la primera línea de atención, obviamente después de los padres, porque somos quienes tenemos el primer contacto con las y los estudiantes”, declaró Pablo Azcorra Zapata, profesor de Historia Contemporánea de México en la Escuela Preparatoria Uno. Y es que la entrada en vigor del Protocolo UADY estuvo acompañada de una capacitación para detectar los signos de riesgo entre la comunidad estudiantil, lo que les permitirá una intervención oportuna.

La especialista en victimología de la Facultad de Psicología y asesora del Protocolo, Faride Peña Castillo, explicó que el Modelo de Prevención incorporó el curso “Detección temprana de riesgos y el cuidado en el contexto escolar”, dirigido en una primera fase al personal que trabaja en las escuelas preparatorias Uno y Dos, así como en la Uabic. Hasta diciembre de 2019, se habían capacitado un total de 339 personas. De ese modo, se dieron elementos básicos para sensibilizar sobre la problemática general de la violencia de género, así como los parámetros legales para la actividad docente; también, se informó sobre los criterios para identificar casos asociados a esos problemas; y, finalmente, difundieron los mecanismos para activar el Protocolo, puntualizó la experta.

Los retos

La Uabic, ubicada al sur de Mérida en una zona de alta vulnerabilidad, atiende más de 850 estudiantes, con edades que van de los 15 a los 17 años, quienes tienen deseos de superación que provienen de las mismas carencias que han experimentado, comentó Diana Rodríguez Basto, responsable del área de Tutoría, Orientación y Consejo Educativo (TOCE) de ese plantel.

“Hemos tenido historias de vida de todo tipo.  Encontramos quienes están en hogares con padres esforzándose para que puedan hacer sus estudios, con los trabajos que logran conseguir; pero también tenemos estudiantes que sus padres, para poder llevar el sustento, los dejan mucho tiempo solos, y en ese tiempo pueden estar en situaciones de riesgo. Hay que estar muy cerca de los estudiantes para que no normalicen situaciones en las que pueden ser objeto de violencia o de alguna otra forma de discriminación”, expresó Diana Rodríguez.

Enclavada en céntrica zona de la ciudad y donde conviven diariamente unas cuatro mil personas de orígenes muy diversos, procedentes de colonias aledañas, municipio y otros estados, la comunidad formada por la Escuela Preparatoria Uno presenta otro tipo de situaciones. “En la adolescencia, los jóvenes pueden estar expuestos cualquier clase de violencia, y una de ellas es la violencia de género. Por eso como docentes nos resulta importante generar un ambiente de cero tolerancia a esas conductas en el aula”, subrayó la responsable de TOCE en la Preparatoria Uno, Elidé Dájer Pérez.

En la práctica docente, reveló Pablo Azcorra, la Preparatoria Uno se ha enfrentado a casos de alumnos que empiezan con buena asistencia y calificaciones, pero que al paso de los meses bajan su desempeño, o cambian sus formas de vestir y se aíslan, por lo que hacen un primer acercamiento y notifican al área de TOCE para darle seguimiento. Así, han notado problemas intrafamiliares que impactan en el rendimiento y, con la detección temprana, permite que se apoye a las y los alumnos.

“Algunos chicos, que son los menos, sí se han acercado para comentar una situación más delicada, para comentar algo que ponga en riesgo su integridad física o emocional, primero notificamos a los padres, porque son menores de edad, y les decimos que deben acercarse a otra instancia o institución que ofrezca servicios especializados y si se cometió un delito, debemos darles parte a las autoridades, a la Fiscalía o al DIF”, precisó Elidé Dájer.

A su vez, la Escuela Preparatoria Dos, que reúne diariamente a más de cuatro mil personas, fue escenario de una manifestación encuadrada en el respeto a la diversidad cuando alrededor de 200 jóvenes se maquillaron de manera simbólica en apoyo a compañeros que comparten esas formas de autorrepresentación de su personalidad. La coordinadora de las áreas artística, cultural y deportiva de ese plantel, Dony Romero Hernández, destacó la importancia de la sensibilización entre alumnos y trabajadores para que exista en todo momento el respeto hacia quienes integran esa comunidad, tan diversa e intercultural como las de la Uabic y la Preparatoria Uno.

Activación del Protocolo

Los límites legales y el marco jurídico que rige a la UADY fueron considerados en la elaboración del Protocolo, de ahí que su cuerpo teórico establece cuáles serán las conductas que habrán de prevenirse, atenderse o sancionarse, sin que ello signifique una tipificación judicial, por eso se habla de “conductas asociadas” al hostigamiento, acoso y abuso sexuales, expuso la secretaria técnica de la Comisión Ejecutiva de ese mecanismo, Minerva Zapata Denis.

“Somos una universidad, no una autoridad judicial; y la única entidad que puede tipificar un delito es la instancia judicial. Hablamos de conductas asociadas debido a que se presentan situaciones que pueden estar relacionadas con acoso, discriminación u hostigamiento, y al asociar esas conductas se presenta una falta por parte de una persona, que puede ser desde menor hasta grave”, advirtió Zapata Denis.

Agregó que el Protocolo está enmarcado en una serie de principios de los Derechos Humanos, para la protección de todas las partes que se involucran en un procedimiento. “Se maneja el principio de confidencialidad, donde toda la información que se proporcione será cuidada con secrecía y ética, así como el debido proceso para que las partes se sientan protegidas en todo momento”, detalló.

El Protocolo UADY fue concebido para que tuviera la autonomía técnica necesaria, que garantizase su propia independencia y correcto funcionamiento, característica que lo hace único en su tipo; y que otras universidades buscan replicar. De ese modo, se le dotó con una estructura en la que, según el caso que deba atenderse, intervienen distintas personas de cada dependencia universitaria, que se coordinan a través de la Comisión Ejecutiva, concluyó el Abogado General, Renán Solís Sánchez.

Boletín de prensa

Canaco Mérida respetará decisión de colaboradoras que no vayan a trabajar el próximo 9 de marzo

Como cámara empresarial condenan enérgicamente cualquier forma de violencia contra la mujer.
Buscarán la cooperación y asesoramiento de expertos en el tema de violencia contra la mujer para elaborar manuales y dar cursos que ayuden a entender cómo actuar en situaciones de inequidad, acoso y/o violencia para la mujer.

Mérida, Yucatán, 26 de febrero de 2020.- Como muestra de solidaridad y repudio a la violencia de género que se da en el país, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur) de Mérida respetará la decisión de colaboradoras que no vayan a trabajar el próximo 9 de marzo y cualquier otro mecanismo de protesta que las empresas empleen.

El presidente de la Canaco Mérida, Michel Salum Francis aseguró que condena enérgicamente cualquier forma de violencia contra la mujer y que como organismo empresarial buscan siempre igualdad y un ambiente laboral amigable y seguro para las mujeres.

En ese sentido, destacó que en el equipo de trabajo de Canaco Servytur Mérida dan ejemplo de inclusión en cargos directivos, ya que la Directora General, así como 4 de las 5 direcciones de área son ocupadas por mujeres.

En cuanto al evento del próximo 9 de marzo, Salum Francis reiteró que respetarán a las colaboradoras que decidan no ir a laborar ese día y a las empresas que empleen mecanismos alternos de protesta.

El líder empresarial resaltó la importancia de emprender en los centros de trabajo acciones de prevención de violencia hacia las mujeres y fomentar el respeto hacia ellas en todos los sentidos.

En Canaco Mérida siempre hemos rechazado cualquier acto de violencia en contra de la mujer, así como hacia cualquier sector de la sociedad, pues hemos sido promotores del trabajo con inclusión y total apego a los derechos humanos, subrayó.

Subrayó que la Canaco Mérida coadyuvará con instituciones serias y reconocidas en el tema, con él único objetivo de ayudar a construir, entre diferentes actores de la sociedad, una solución a esos males que ofenden y dañan a la sociedad.

La Canaco Mérida, en voz de su presidente Michel Salum Francis, condena cualquier acto de agresión, y como organismo empresarial con responsabilidad social buscará la cooperación y asesoramiento de expertos en el tema de violencia contra la mujer para elaborar manuales y dar cursos que ayuden a saber cómo actuar en situaciones de inequidad, acoso y/o violencia.

Boletín de prensa

El PAN en Yucatán condena la violencia de género y promoverá acciones para combatir ese mal

El Partido Acción Nacional en Yucatán promoverá una serie de acciones internas para sumarse a las labores de prevención y erradicación de la violencia de género y el feminicidio contra las mujeres y niñas, acción que tuvo el respaldo pleno de los liderazgos femeninos en la entidad.
Lo anterior se informó en rueda de prensa que encabezó Asís Cano Cetina, presidente estatal del PAN, quien señaló que “incorporar en los esquemas de capacitación una política para prevenir y erradicar la violencia de género y que en los comités municipales se sepa cómo atender este tipo de abuso contra la mujer, son las dos principales líneas de trabajo que el comité estatal del Partido Acción Nacional implementará contra ese flagelo social”.
En este evento el dirigente estuvo acompañado de Yesenia Polanco Ross, secretaria general del partido; la diputada federal Cecilia Patrón Laviada; las legisladoras locales Rosa Adriana Díaz Lizama; Kathia Bolio Pinelo y Paulina Viana Gómez, así como Diana Canto Moreno, síndico del Ayuntamiento de Mérida en representación de las regidoras de Acción Nacional, así como también regidoras de varios ayuntamientos del estado.
“Los actuales son tiempos en las que tenemos que solidarizarnos con las mujeres y enfrentar la violencia de género y el feminicidio”, reiteró Cano Cetina. “No es momento de desviar la atención sobre este tema tan importante, como lamentablemente lo hace el ejecutivo federal, y si se necesita de la participación de todos los sectores de la sociedad”.
En tal sentido, informó que como partido se pondrá en marcha una serie de acciones para atender y erradicar ese problema. “Se incorporará a nuestros esquemas de capacitación toda la información necesaria para prevenir y erradicar la violencia de género”.
“Pero además las acciones se extienden a los Comités Directivos Municipales (CDM) del PAN que contarán con las herramientas necesarias para atender de manera adecuada cualquier situación de violencia contra una mujer, además de que la acerquen a las instancias correspondientes que se encargan de este tipo de temas”.
De igual manera anunció que el PAN estatal se suma a la iniciativa del 9 de marzo #UnDíaSinMujeres para exigir un alto a los feminicidios y la violencia contra las mujeres y niñas, por lo que las mujeres que colaboran con el partido se sumen a esa convocatoria si así lo deciden.
“Requerimos de avanzar con propuestas claras y contundentes para acabar con este flagelo que en otras partes del país ha avanzado de manera acelerada y que no queremos que se presente en Yucatán”, manifestó.
Por su parte, Yesenia Polanco Ross, secretaria general del PAN señaló que “el partido va más allá de sus siglas y colores y nos solidarizamos con las mujeres con acciones claras y concisas para erradicar la violencia de género”.
“El partido se debe a la sociedad y por eso impulsamos acciones para proteger a la mujer yucateca a través no solo como partido sino a través de nuestros representantes en la Cámara de Diputados, Congreso Local, ayuntamientos y comités municipales.
Por su parte, Diana Canto Moreno, regidora del Ayuntamiento de Mérida, subrayó que los gobiernos emanados del PAN han trabajado de manera importante para proteger a la mujer.
“Nos preocupamos y ocupamos por este tema tan importante y prueba de ello es la creación desde hace 19 años del Instituto Nacional de la Mujer, el funcionamiento del Centro de Atención y Refugio para las Mujeres, la Línea Mujer con atención las 24 horas del día, entre otras acciones”.
La diputada federal Cecilia Patrón Laviada reiteró que Acción Nacional ha generado políticas públicas a favor de la protección de las mujeres, como por ejemplo la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre sin Violencia, la creación del Instituto de las Mujeres, por nombrar algunas de las acciones.
“Trabajamos en leyes para generar las condiciones de igualdad entre el hombre y la mujer. No es el momento de colores y hay que trabajar con acciones concretas erradicaremos la violencia”, mencionó.
La coordinadora de los diputados del PAN en el Congreso del Estado, Rosa Adriana Díaz Lizama, indicó que “tenemos que ir un paso adelante en el tema de la prevención”.
Señaló como ejemplo de ello acciones legislativas para endurecer las penas por feminicidio, las cuales pasaron de 30 a 45 años de prisión. Manifestó que se está legislando para tipificar el abuso sexual y que también se persiga de oficio a los cómplices de este tipo de delito.

Boletín de prensa

UADY se suma al paro nacional

 Mérida, Yucatán, 20 de febrero de 2020.- La creciente ola de violencia contra las mujeres, que ha sacudido los cimientos de la sociedad mexicana, requiere de todas las voluntades para construir nuevas formas de convivencia social.
En este contexto, académicas, alumnas y trabajadoras administrativas y manuales de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) se sumarán al paro nacional el próximo 9 de marzo.
Nuestra Alma Máter respalda el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia y trabaja para construir comunidades empáticas con pleno respeto a los derechos humanos.

Prioridad a prevención de la violencia de género

 Presentan primer informe de resultados del Protocolo UADY
Mérida, Yucatán, 13 de febrero de 2020.- Los retos que enfrenta la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) para atender las situaciones de violencia de género, requieren un énfasis en los elementos educativos que permitan un cambio cultural, que involucre a la comunidad universitaria en particular, y a la sociedad en general, para que se aprendan nuevas formas de conducir las relaciones humanas, sostuvo el rector José de Jesús Williams.
En el marco de la presentación del primer informe de actividades del Protocolo de Prevención, Atención y Sanción de la Violencia de Género, Discriminación, Hostigamiento, Acoso y Abuso sexuales de la UADY, el rector señaló que la oferta de estudios con perspectiva de género debe ser transversal y propiciar los espacios para la autorregulación ética sobre estos asuntos.
A poco más de seis meses de la implementación del Protocolo de la UADY, José Williams resaltó que éste ha demostrado la necesidad de incorporar a varios profesionales, de distintas disciplinas, para abordar la complejidad de los problemas actuales, por lo que se requiere, también, fortalecer las capacidades de las y los docentes para impulsar una formación integral y humanista entre la comunidad universitaria.
Durante la presentación del informe, realizada en el Salón de Rectores del Centro Cultural Universitario, la secretaria técnica de la Comisión Ejecutiva del Protocolo de la UADY, Minerva Zapata Denis, subrayó que en este primer período se trabajaron los tres ejes fundamentales de prevención, atención e investigación.
En tal sentido, recordó que desde agosto del año pasado se llevó a cabo una intensa labor de capacitación a docentes y directivos de las escuelas Preparatorias Uno y Dos, así como de la Unidad Académica de Bachillerato con Interacción Comunitaria (Uabic), a fin de proporcionarles herramientas para la detección temprana de riesgos entre adolescentes.
Fueron 12 talleres impartidos por la Facultad de Psicología a 339 docentes de los tres planteles, a quienes se les proporcionaron elementos que les permitieran identificar los criterios para la detección de casos relacionados con violencia de género, a la vez de conocer las rutas críticas de actuación.
Asimismo, la capacitación les brindó información sobre los parámetros legales que enmarcan el ejercicio docente para una adecuada interacción con el alumnado desde un enfoque de derechos humanos.
Por otra parte, en el periodo comprendido entre el 15 de agosto y 31 de diciembre de 2019 se recibieron 34 quejas, de las cuales ya se han resuelto 24; otros seis fueron concluidas, porque no configuraron conductas previstas en el Protocolo; en dos casos no procedieron por carecer de datos para darles continuidad; y dos más fueron desistimientos.
Respecto a las sanciones, se han aplicado con base a la normativa universitaria y conforme a la gravedad de los casos, siendo que hubo dos bajas definitivas.
Sobre el particular, se hizo notar que, más allá de aplicación del reglamento universitario, en los casos que lo han requerido se proporcionó un acompañamiento psicológico.
Al finalizar la presentación, se entregaron reconocimientos a quienes han participado en el seguimiento y atención a las quejas: Carolina Quiñones Maldonado, Luz Elena González Arias y Anayancy Silveira Tus, de la Facultad de Psicología; así como a Xóchitl Mezquita Leana, Guadalupe Carrillo Can, Alan Casais Molina y Omar Suárez Piña, de la Facultad de Derecho.
También estuvieron presentes en la reunión los directores de las facultades de Psicología y Derecho, Ada Ruth Mendoza Alcocer y Carlos Macedonio Hernández; asimismo, los integrantes de la Comisión Ejecutiva Elías Góngora Coronado, Ligia Ancona Martínez y Gabriel Colomé Ruiz; además de la Secretaria General, Celia Rosado Avilés, y el Abogado General, Renán Solís Sánchez.
Boletín de prensa