Oriente Medio debe mantenerse en paz para derrotar al coronavirus

Los cinco enviados de la ONU para Medio Oriente exhortaron a las partes en conflicto de la región a trabajar para un fin inmediato de las hostilidades, en línea con el reciente llamado del Secretario General para un alto el fuego global durante la pandemia del coronavirus.

Si bien muchas partes han respondido positivamente al llamado del titular de la ONU, en una apelación conjunta emitida el sábado, los líderes enfatizaron que se necesita hacer más para traducirlo en acción.

«Demasiados en el Medio Oriente han sufrido conflictos y privaciones durante demasiado tiempo. Su sufrimiento ahora se ve agravado por la crisis de COVID-19 y sus probables impactos sociales, económicos y políticos de larga duración», dijeron.

Los enviados representan al Secretario General en países que incluyen Siria, Iraq y Yemen. Esta última nación confirmó el viernes el primer caso de la nueva enfermedad por coronavirus.

A nivel mundial, se han registrado más de 1,6 millones de casos de COVID-19 y 100.000 muertes.

Participar de buena fe
«Hacemos un llamado a todas las partes para que participen, de buena fe y sin condiciones previas, en la negociación de las detenciones inmediatas a las hostilidades en curso, el mantenimiento del cese al fuego existente, el establecimiento de otros más duraderos e integrales, y el logro de resoluciones a largo plazo para los conflictos persistentes en toda la región «, dijeron los enviados de la ONU.

También alentaron a las partes rivales a ejercer la máxima moderación, reducir las tensiones y trabajar para resolver sus diferencias a través del diálogo, la negociación, la mediación u otros medios pacíficos.

«Instamos a las partes a llegar a trabajar más allá de líneas de conflicto y a cooperar local, regional y globalmente para detener la rápida propagación del virus y, cuando sea posible, compartir recursos y permitir el acceso a instalaciones médicas donde sea necesario», agregaron.

Los cinco enviados subrayaron la necesidad de facilitar el acceso humanitario y la asistencia a los desplazados internos, los refugiados, las comunidades sitiadas y todos aquellos que han sido devastados por la guerra y las privaciones.

«Esto requiere acelerar el paso de los trabajadores de salud y ayuda en las fronteras y en el país y garantizar que estén protegidos», explicaron, al tiempo que pidieron el regreso seguro y voluntario de los refugiados y los desplazados internos.

Los altos funcionarios instaron a todos los socios a trabajar con la ONU en la respuesta y recuperación ante una pandemia, y subrayaron la necesidad de solidaridad en este momento.

«Ninguno de estos esfuerzos tendrá éxito si no se silencian las armas de guerra y conflicto», enfatizaron.

«En un momento como este, el partidismo y los intereses limitados deben ceder ante la causa mayor y el bien del pueblo. Es por eso por lo que nos hacemos eco del Secretario General al pedir a todas las partes en el Medio Oriente que trabajen con la ONU para poder ‘centrarse en la verdadera lucha de nuestras vidas’ «.

La declaración está firmada por: Geir O. Pedersen, enviado especial para Siria; Jan Kubis, coordinador especial para Líbano; Jeanine Hennis-Plasschaert, representante especial del Secretario General para Iraq; Martin Griffiths, enviado especial para Yemen, y Nickolay Mladenov, coordinador especial para el Proceso de Paz en Medio Oriente.

Boletín de prensa de la ONU