El alcalde Renán Barrera develó la escultura Reflejo IV donación del escultor Javier Marín

Para el Ayuntamiento de Mérida el apoyo a la cultura es y seguirá siendo fundamental porque permite contar con una mejor sociedad que ayude a mantener la cohesión social característica que hace de Mérida una ciudad privilegiada para vivir, manifestó el alcalde Renán Barrera Concha, al presidir la develación de la escultura «Reflejo IV», donación del escultor Javier Marín, en el marco del Mérida Fest.
Acompañado del autor de la obra, así como de la maestra Ana Méndez Petterson, directora general de Museos y Patrimonio del Gobierno del Estado de Yucatán, el Presidente Municipal aseveró que el trabajo municipal también se basa en impulsar acciones y políticas públicas, que aseguren mantener a la capital como referente cultural.
—Si hay algo que caracteriza a este Ayuntamiento es el hecho de apostar siempre a una sociedad que avance culturalmente, donde se dignifique la labor artística y se estimule la creación de nuevos públicos mediante la construcción de nuevos espacios— señaló.
Ante la comunidad estudiantil, funcionarios públicos y ciudadanos en general, Barrera Concha agradeció la aportación cultural del artista michoacano, la cual, dijo, enaltece el valor de la ciudad al dejar un legado a las futuras generaciones.
En ese contexto, recordó que Mérida ha sido la inspiración de muchos poetas y artistas como es el caso del escultor colombiano Rómulo Rozo creador del monumento a la patria; Manuel Amábilis, y sus edificios en el Parque de las Américas; Fernando Castro Pacheco autor de los murales del Palacio de Gobierno; Enrico Deserti autor del Palacio Cantón y el Peón Contreras y Enrique Gottdiner, escultor de los bustos de Mediz Bolio y Ermilo Abreu Gómez, entre otros.
—Esta pieza llamada «Reflejo» que evoca el diálogo entre las culturas; la necesidad de encontrar las respuestas a nuestras preguntas en los otros; el tú y yo de la plaza grande; que evoca la conversación como base para construir la paz, una paz de la que Mérida se siente sumamente orgullosa— indicó.
En el marco del evento el edil también anunció que durante el primer trimestre del año se trabajará en la rehabilitación de algunas áreas del Parque de la Paz, considerado uno de los espacios emblemático y uno de los rincones más importantes de nuestra ciudad y donde convergen sitios y avenidas principales.
—Este espacio público debe tener la armonía de sus épocas originales; debe ver al futuro con la modernización de su equipamiento y aún más: debe convertirse en el centro de la creatividad meridana de la paz y de las artes—expuso.
Agregó que esta zona destaca también debido a que ahí se encuentra el Parque Del Centenario, que es uno de los zoológicos más visitados en el sureste mexicano, así como la escuela de Bellas Artes y otros sitios importantes en su momento como fueron el hospital neuropsiquiátrico y la ex penitenciaría Juárez.
Por su parte, Irving Berlín Villafaña, director de Cultura, detalló que la obra ubicada calle 61 A por Avenida Itzáes, frente al Parque Zoológico del Centenario y a un costado del Parque de la Paz, muestra dos piezas asentadas en su idéntico pedestal revelan al ojo una paradoja visual: lo que en apariencia es un reflejo, en realidad es un doble. La obra está elaborada en bronce a la cera perdida.
El artista Javier Marín ha obtenido múltiples reconocimientos, como el Gran Premio de la Bienal de Beijing: ganó el concurso para realizar el retablo de la Catedral de Zacateca, patrimonio cultural de la humanidad de la Unesco. Su obra escultórica se ha expuesto en Italia, Holanda, Francia, Bélgica, entro otros países europeos.
Durante el evento también acompañaron al alcalde Federico Sauri Molina, David Loria Magdub y José Collado Soberanis directores de Desarrollo Urbano, Obras Públicas y Servicios Públicos. También estuvieron Arturo León Itzá y Karla Salazar González, regidores de la Comisión de Cultura.

Boletín de prensa