Inicio Locales Casa maya tendría su origen en la época colonial

Casa maya tendría su origen en la época colonial

50 lecturas
0

Investigación arroja luz sobre tradicional vivienda  

 

Mérida, Yucatán, a 16 de julio de 2021.- La hamaca de henequén es la clave para responder a muchas dudas sobre la procedencia de la casa maya y cómo ha ido evolucionando a lo largo de los años, afirmó Othón Baños Ramírez, profesor investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), quien recientemente publicó «La casa maya de Yucatán. Surgimiento y declive de un arquetipo universal».  

El libro, producto de cinco años de investigación y trabajo, es una obra en la que el autor profundiza en los orígenes de estas estructuras habitacionales, cuya existencia previa a la llegada de los españoles, es un enigma.  

En entrevista, el autor declaró que la casa tradicional maya que conocemos, con su forma elíptica y techumbres elevadas de huano, se origina en los tiempos de la Colonia, toda vez que en los registros de los conquistadores no se menciona nada, pese a la peculiar forma que tiene las estructuras.  

«Los españoles describen estructuras cuadradas que podrían tratarse de casas señoriales, de dirigentes o dignatarios, hechas de roca sólida, con una división al centro que separaba el espacio para dormir y realizar las actividades cotidianas y una parte frontal que hacía las veces de vestíbulo o recibidor de los huéspedes; pero nadie describe casas en forma elíptica, nadie refiere hogares de esta conformación lo cual es de llamar la atención», argumentó.  

Agregó que la casa maya, como la conocemos, respondió a las necesidades de las numerosas familias, pero además jugó un factor importante el uso de las hamacas para dormir en ellas.  

Baños Ramírez recordó que antes de la llegada de los españoles los mayas dormían en camastros de madera; el urdido de hamacas de henequén posibilitó mejor acomodo de los miembros de las familias al interior de las casas y los laterales en forma elíptica permitían un espacio para mecerse.  

«Los primeros frailes que iniciaron la evangelización estaban preocupados por el hacinamiento en que vivían las familias, propiciando incestos y promiscuidad, las casas mayas de la colonia permitieron crear núcleos familiares en torno a las calles, estructuras frescas de día y confortables de noche, el uso de las hamacas acabó con el uso de los camastros», anotó.  

Por último, el experto recalcó que el diseño de la casa maya es único, eficiente y persiste aun hoy día, pese a que poco a poco va cayendo en desuso en la medida en que la urbanización y las propuestas de nuevos materiales y formas van ganando terreno en los poblados.  

El libro «La Casa Maya de Yucatán. Surgimiento y declive de un arquetipo universal», escrito por Othón Baños Ramírez, fue presentado por Raquel Sánchez Rosas y el autor durante el ciclo «La FILEY después de la FILEY».  

 

 

 

Boletín de prensa